Aprende a tomar tu tiempo 10 enero 2019 06:30:00 - Publicado en: lifestyle, Lineas, salud

¿Cada cuanto te detienes a descansar y a disfrutar tu vida? Imagina poder relajarte y poder desconectarte del mundo y hacer nada.

Desde jóvenes nos enseñan que debemos cumplir algunas actividades para tener “un día productivo” hacer de todo en un mismo día, tareas, obligaciones, estudiar, trabajar, ejercitar el cuerpo, etc. Pero en qué momento de tu día de verdad te detienes, reflexionas de tu día y sólo te relajas.

Las actividades que salen de la rutina le ofrecen un descanso necesario para autorreflexión. Al hacer nada, y tomar un descanso en el día, nuestra mente aprende a solucionar problemas rápidamente y a tomar mejores desiciones, es decir, conociendo y aceptando nuestro pasado podemos entender qué hemos hecho mal y no volver a repetir viejos errores.

 

Estas son algunas de las recomendaciones que te hacemos para realizar está practica y que devuelva parte de tu rutina diaria.

 

Apaga la TV.

Apagar la television nos permite descansar de ñas ondas que transmiten los aparatos electrónicos. Un estudio realizado en el 2010 demostró que las personas que no ven televisión antes de dormir tenían un peso más saludable que aquellas que lo hacían. Esto se debe a que ver la televisión te distrae de realizar actividades físicas.

 

Lee un libro

El motivo será sumergirte por completo en la lectura y aprender algo que te dé paz y armonía. De acuerdo con un estudio, dedicar 30 minutos de tu día a leer, puede ayudarte a vivir 2 años más que las personas que no lo hacen; esto sucede por la conexión de neuronas que se forman gracias a la lectura y al aprender algo nuevo que nos apasione.

 

Tomar el Sol

Aunque sabemos que nada en exceso es bueno, con tomar el sol no nos referimos a broncearte, eso puede ser muy malo para la piel, sino nos referimos tomar el sol ligeramnete incrementa tu fuente de vitamina D y, aunque no lo creas, asolearte previene la obesidad, ataques cardíacos y resetea tu cerebro para nuevas actividades.

 

Escribe

Escríbete a ti misma, perdónate cosas que no has podido sanar, da gracias porque estás viva y sigues aprendiendo. Hacer esto te permite tener una mejor visión de tu vida actual y, por lo mismo. Podrás dejar atrás esa carga emocional que te frena para ser tu mejor y más brillante versión.

 

Agradece

Iniciar tu día anotando en un cuaderno las razones por las que estás feliz, te ayuda a apreciar más tu vida y las oportunidades que has tenido. Ya sea tu trabajo, la posibilidad de tener un automóvil para transportarte a tu destino, tener solvencia económica para comprar ropa, o simplemente acabar bien el mes pagando tus cuentas, siempre tendrás una razón que agradecer que quizá ahorita no estés viendo.